Chupitos de flan (o "la increíble historia de los postres menguantes")

No sé si será mi paranoia pero tengo la sensación de que el tamaño de los postres ha ido menguando con el tiempo. ¿Alguien más lo ha notado? Ahora nadie come postre o prueba “sólo un poquito” (como catacaldos irredenta, me incluyo en ese grupo).  De ahí ha surgido esta tonta idea de servir los flanes también en versión “mini”: en vasos de chupito acompañados de mini galletas.

No sé qué vino antes, si la idea del flan en chupito con la galleta o la necesidad de hacer algo para colocarla.

Cuando yo era pequeña (hace tres décadas por lo menos), las pastas eran XXL y te dabas un atracón con media. Ahora son XXS y con una no te llega ni para cogerle el sabor. No sé si esta tendencia de ir “al merme” es resultado de la obsesión dietética generalizada, pero es un hecho: antes las galletas eran tamaño plato y ahora son tamaño botón. Monísimas, eso sí.

Para muestra, las mini galletas maría que ha sacado el Mercadona. El sabor y la textura (para mi gusto “Fontaneda” de toda la vida)  se quedan un poco cortos, pero hay que reconocer que son una monería y claro, en cuanto las vi tuve que comprar una bolsita sin tener ni idea de para qué usarlas.   Me vino la inspiración acordándome de las natillas de mi infancia.  Cuando yo las hacía, ponía tantas capas de galleta como me era posible: una en el fondo y otra en lo alto, con una buena tanda de canela en ambas.  Tanto mi padre como yo somos peor que triki, unos galleta-adictos absolutos, tanto que ahora mismo me pregunto si lo de “maría” no será algo más que un nombre…  😉

Por si alguien no se cre el tamaño mini de las galletitas, aquí las tenéis dándose un relajante baño de nata montada en un vaso normal.

Ni la mismísima Cleopatra, vaya.

Bueno, que me despisto.   La idea de los “micro-postres” está servida con los vasos de chupito.  Los puedes adaptar a gelatinas, natillas, flanes, pannacotas…  Y son baratitos, en los chinos te pueden comprar un porrón por casi nada.

Mi opción de prueba (el flan de café al caramelo) ha sido producto de un flechazo.  Como buena catacaldos que he confesado que soy, suelo comprar tontamente las cosas más peregrimas sólo “por probar”.  A veces van directamente a la basura pero otras… Otras se convierten en amores para toda la vida y ése ha sido el caso del preparado para Capucchino al Caramelo del Mercadona.  Diossssssssssssssss.  Nada más abrir el bote y llegarme el aroma sabía que me iba a gustar, y probarlo no hizo sino confirmar mis sospechas.  Qué bueno está, me lo habría echado hasta en el gazpacho.  Tanto me ha gustado que ya me he pulido el primer bote y voy por el segundo.  Por el momento he hecho con él bizcochos, rellenos, almíbares… Todo riquísimo.  Pero lo primero fueron estos flanes.  Deliciosos.

Para perder la cabeza y no parar.  Por eso mejor que sean pequeños (y pocos).

(Ahora que nadie nos oye, si eres de los que gustan de hacer competiciones de absorción flanera con los amigos, puede que el formato chupito sea el perfecto  😉  vuélcalos sobre una bandeja a lo largo y en varias filas y hale, a hacer competiciones guarrindongas).

Guarrerías aparte.  Prueba el formato, que queda monísimo.  Yo decore los mini flanes con un copetín de nata montada y una mini galleta maría pero puedes usar frutos secos, frutas frescas, sprinkles varios… Lo que más te guste.

Eso sí, si pones galletas, ponlas justo en el momento de servir porque se van reblandeciendo y queda un poco “chuchurrías” con el tiempo.  ¿Veis como empieza a subir el liquidillo empapando la galleta desde abajo?   ¡¡¡ Y eso que acababa de colocarlas !!!  Pues con el tiemo esto se extiende a toda la galleta.

Tanto si quieres hacer la receta en formato tradicional como en mini, aquí te la dejo, aunque es más simple que el asa de un cubo, prácticamente no hay más que seguir las instrucciones del paquete de preparado para flanes.

Flan de capucchino al caramelo:
1 caja de preparado para flan Royal (para 4 raciones, viene con su caramelo y todo)
unos vasos de chupito (0 4 vasos normales, si lo prefieres)
250 ml  de agua caliente para disolverel capucchino
cuatro cucharadas de capucchino al caramelo del Mercadona
250 ml de leche ideal (entre el agua y la leche ideal hay que completar el medio litro que pide el paquete de preparado para flan, mide siquieres una lata de leche ideal y rellena hasta el medio litro con agua, también puedes añadir un poco de nata si crees que va a quedar muy aguado)
nata montada (opcional, sólo para decorar)
mini galletas maría (opcionales, sólo para decorar)
cacao en polvo (opcional, sólo para decorar)

Antes que nada, echa el caramelo en los vasitos.  Para tenerlos listos cuando el potingue esté preparado, que empieza a solidificarse en un pis pás y se hace “nata” enseguida.

Sigue las instrucciones del sobre de preparado de flan, pero en lugar de leche vas a contar con una mezcla de agua y leche ideal.  Calienta el agua y disuelve en ella el capucchino.  Júntalo con la leche ideal y procede con el conjunto igual que procederías con la leche si usas otra marca de flan que no sea Royal.

Con el flan Royal yo eché el contenido del sobre en un cazo, añadí la leche ideal y removí hasta disolver, lo puse al fuego, agregué el agua con el capucchino bien disuelto (hay que hacerlo en caliente) y remueve que te remueve esperé a que echase a hervir.  En ese momento apagué el fuego y retiré el potingue.

Cuando el preparado de flan está listo, rellena los vasitos previamente caramelizados y deja que se enfríe antes de meter todo a la nevera.  Decora tus mini flanes justo antes de servirlos.

Ni que decir tiene que no tienes por qué limitarte al “micro” si tu gula es de “macro”.  En ese caso, puedes usar vasitos normales o incluso vasos en plan barreño o flaneras de medio litro para ti solito/a.

¿Hace?  Pues date prisa porque no pienso dejar mucho, que cuando se trata de estas cosas, me come el ansia viva…

86 thoughts on “Chupitos de flan (o "la increíble historia de los postres menguantes")

    1. No veas tú el vicio que he cogido con el dichoso capucchino, Elena. Se me va pasando un poco pero el principio de la relación fue de una pasión abrumadora… Jajajajaja.

      Un abrazo.

    1. Son una pijada total, algo más habrá que inventar con ellas… Recuerdo que las vi en una tartita de “El Horno de San Onofre”. Te juro que entré a preguntar si las vendían o dónde pondía comprarlas. Ahora que las he encontrado, no sé qué hacer con ellas. A ver si tengo tiempo de pensar e imaginar.

      Un abrazo.

  1. Me han encantado Morgana,
    Creo que tienes razón y que cada vez se hacen las cosas mas pequeñitas, será para que podamos “pecar” en menor grado jaja
    Probaré ese capuccino al caramelo de Mercadona.
    Un besito

  2. ¡Qué monería! La verdad que me encantan las cosas pequeñitas, aunque bien es cierto que para el personal que suelo cocinar, lo mini será muy “mono” pero se meten unos atracones que no veas. El otro día entre mi sobrina y Cía, los dos solitos se comieron una bandeja de tiramisú enterita… ¡Madre mía!¡Si es que somos muy tragones! ¡Las dietas no son para nosotros! jajajaja. Gracias por la receta.

    1. No te creas, Teresa. Yo soy también muy “de rancho”, prefiero una palangana de ensalada que un platito DIN A0 lleno de pijaditas artísticamente colocadas. No sé si será mi lado “Sancho Panza” 😉 Pero a veces me dan estas ventoleras y, si no las hago, reviento. Bueno, y la cantidad de ellas que me guardo porque me parece demasiado rocambolescas… Las dietas tampoco hacen buenas migas conmigo, mis lorzas me delatan.

      Besos para ti y para Cía.

  3. ¡ Cómo he podido estar yo sin esas mini galletitas monísimas de la muerte ? Ya están apuntadas en mi lista d ela compra.
    Sobre los tamñaos, sí estoy contigo, los postres cada vez son más mini pero en tamaño porque en precio….de cinco euros no baja la ración.
    Un beusco,
    María José

    1. Me alegra que digas esto de las mini galletitas, eso significa que ahora todas estaréis inventando dónde y cómo y usarlas y me daréis más opciones, que a mí sólo se me ha ocurrido ésta… Jajajajaja.

      Uf, lo del precio es verdad. También es cierto que hacer cosas mini cuesta casi más esfuerzo que hacerlas maxi.

      Un abrazo.

    1. ¡¿Que no se pueden compartir?! Eso es que no me conocen. Bueno, ni a mí ni a mi madrina. Somos capaces de compartir hasta una almendra, no te digo más. El caso es probetearlo todo…

      😉

  4. ¡Qué rico! A mi me encanta servir postre en versión mini cuando hay invitados de cuyos gustos no estoy muy segura, pero no para darles poca cantidad, no, si no porque te permiten poner varios postres (tres es un buen número) diferentes y así pueden probar varios o si alguno no le gusta repetir del que más le apetezca. Es más trabajo pero suele gustar mucho y además el que ya ha llenado la panza antes no deja medio postre o se lo come a desgana.
    Asçi que tu postre me ha encantado y esas mini galletas que aún no he había visto, también.
    Un beso.

    1. Tienes tooooda la razón. Era también una de las razones de los flanes chupito. Permite que todo el mundo pruebe sin llenarse y, el que quiera más, puede repetir.

      Besos.

  5. Que pinta más apetitosa, y en mis tiempos jovenes todos los postres eran XXL, y las galletas como deben ser, eso sí, la estética importa con las minigalletas, pero cuando se trata de zampar, que me harten, que ya me encargo yo de ir al gimnasio.
    Enhorabuena y besitos

    1. Bendita tú, que tienes fuerza de voluntad… 😉 La verdad, yo también soy de “jartarme” más que de platitos de pitiminí. pero creo que más en comida normal que en postres.

      Besos.

  6. Diooos que guay!!! jajajaja Yo también vi las galletas, pero como no sabia para qué usarlas las dejé, pensando en volver algun dia a por ella jajajaja. Tu forma es una bien buena, además todo el protagonismo se lo lelva la galleta e?? que guay!!!

    Yo tambien tengo un blog, (dulcicosa.blogspot.com) por si quieres pasarte, un besoooo!!

    1. Hola, Ana.

      La verdad es que tuve las galletitas por ahí rondando un montón de tiempo y no se me ocurrió nada más. Ya no tengo tiempo ni de pensar, qué rollo. 😉

      Un abrazo.

  7. Que ricos… me gustan precisamente por que son pequeñitos y se ven muy monos! Ya he probado el flan al capuccino asi que se que esta bien rico, esta versión me la anoto. Me gusta!
    Besos.

    1. Maaaaaarchando una ronda de chupitooooos.

      Es que todo lo mini resulta mono. Yo creo que es un virus que ataca mayoritariamente al personal femenino, y lo que es yo, reconozco que estoy infectadísima. 😉

      Por cierto, alguien ha dicho que también las había de chocolate. Ni las he visto, tendré que hacer una visita la Mercadona, a ver si doy con ellas.

      Un abrazo.

  8. Me encantan! Yo la verdad es que hago un montón los postres en versión mini. Y las magdalenas sobre todo. Tienen la ventaja de que además de que quedan monísimos, si me como tres o cuatro de golpe no tengo ningún remordimiento… antes en cambio me comía tres o cuatro de tamaño normal, y claro, no es lo mismo. O al menos eso pensaban mis pantalones vaqueros, ja, ja, ja…
    Me apunto la receta, el saborcito de capuccino me pirra…

    1. Pues tienes toda la razón, así puede una presumir de “me comí una docena de magdalenas de una sentada” y el conjunto no hace más bulto tal vez que dos de las normales. ¡¡ Bien pensado !!

      Besos.

  9. El capuchino de caramelo era mi desayuno predilecto de los últimos dos años jeje recomiendo el vienés con trocitos de chocolate, tengo que probar a hacer ese flan, es una idea interesante. Yo seguramente haga una tarta de flan entera, toma gulaaa jajaja
    Esas galletitas son monísimas las hay con chocolate y todo 🙂

    1. Dios mío, ése también está buenísimo. No sabía yo cómo se podría gestionar eso de los trocitos de chocolate, pero queda genial y están estupendos.

      Las galletitas con choco las tengo que localizar ya mismo. ¿Cómo he podido vivir sin ellas? :p

      Besos.

  10. Jajajaaaa….estoy de acuerdo contigo,las cosas antes venian a lo grande y con mucho más sabor,ahora todo más es pequeño e insipido.
    Vamos tal cual has descrito este chupito flanero,tiene que ser la bomba de bueno y fresquito para los calores que se avecinan.

    1. Tienes razón. Además, lo de insípido se aplica a todo, no sólo a lo dulce sino a las frutas, las verduras… Es una pena.

      Me has dado una idea ¡¡¡ helados !!! Tengo la heladera a punto, me falta tiempo. En cuanto me ponga, os cuento.

      Un abrazo.

    1. O sea, que existía desde hace un montón y yo no lo he conocido hasta ahora… ¡¡¡ Ya me vale !!! Buenísimo tu flan, me han dado ganas de comerme media pantalla para desayunar, mary.

      Besos.

  11. Primera vez que escribo, te conozco a través de Su. Lo primero de todo darte la enhorabuena por toooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooodo lo que haces ¡¡espectacular!! qué buen gusto y delicadeza para todo y qué buenas ideas…
    Lo segundo es que he estado leyendo los comentarios acerca de las galletitas de Mercadona – que yo conocía porque tengo tres niños pequeños y es el tamaño ideal para meriendas- a mí se me ha venido a la cabeza la famosa y facilísima tarta de galleta/chocolate de toda la vida. Seguro que con la pasión que pones en cada receta ésta tan sencilla se convertirá enun espectáculo para la vista. Así que esperaré con mucha impaciencia la versión mini de la tarta de galletas hecha por Morgana (¿Con forma de miniflor por ejemplo?) >_o ¡Gracias por tus entradas!

  12. Hola preciosa¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ por aquí de nuevo :)… Que gracia me hace llegar a tu cocina y ver estos inventitos tan chulos que me haces jjejeje,que ricossss esas chupiflanes y muy originales. Y tienes razón que pequeñitos son los postres ultimamente jajajja,quiero más grandeeee.
    Un besillo

  13. diosmiodemivida, que cosas nos haces ver y leer!!! creo que he engordado solo de ver el post jajaja, que sepas que ya tengo en casa el capuchino y esta bueniiiiiiiisimo, ya estoy deseando utilizarlo en un bizcocho o en un almibar, o en un bocata, en lo que seaaaaaaa jajajajaja.
    Un beso wapa

    1. ¿A que sí? La tarta de capucchino está que te mueres. Quiero decir el MSC con relleno de ganache de choco blanco al capucchino y también moje de ídem. Supongo que las de semifrío con este café estarán de morirse también. ¡¡¡ Ya tengo un aliado !!! Jajajajaja.

      Besos.

  14. Me pirran los flanes, sobre todo los de vainilla Royal y los de huevo caseros. Fresquitos y con muuuuucho caramelo

    Mi problema es que siempre me resultan pequeños. Cuando se trata de flanes, mi estómago no tiene fondo, así que de tu post me quedo con la receta y con la idea del “tamaño barreño”

    Aunque la verdad es que quedan monísimos en los vasos de chupito 😉

    1. Pues nada, en este caso haremos “macroflanes”, juntando varios preparados para flan y en una ensaladera. 😉 Acabaremos saliendo en la sexta en los docus de los fines de semana, ya verás… Jajajajaja.

  15. Ohhhhh que envidia me ha dado pensar que alguien ha metido la cuchara hasta el fondo de este vasito y se ha comido esta deliciosa receta!!!!!!!! Ya la quisiera ahora mismito para mi sola.
    Besitos

  16. Madre miaaaa, qué pinta!! Me encantan los postres con sabor a café, pero tendré que mirar bien en Mercadona por si tienen trazas de frutos secos tanto las galletas como el capuccino, que soy alergica 🙁 . Si no… olé los chupitos de Morgana!!!

    1. Cachis. En eso no me fijé. Si me acuerdo, te lo miro, a ver si tienen trazas o no. Jo, qué fastidio. De todos modos en este mismo blog tienes una receta de pudding al caramelo que podrías adaptar añadiendo un poco de café. Seguro que está mil veces más bueno y más sano que éste. ¡¡¡ Y sin trazas !!!

      Besos.

  17. Leche Ideal?, te refieres a leche condensada?.

    Desde luego, me apunto la receta, y el tema de los vasos pequeñitos… es una buena idea, así puedes tomarte un postrecito (buenísimo además), sin pasarte mucho con las calorías…

    Ñam, ñam… jeje.

    1. No, no es leche condensada. Es leche evaporada. Está un poco más espesita que la normal pero no está azucarada. “Ideal” creo que es la marca. son unas latas parecidas a las de leche condensada pero algo más pequeñas y con rayas azules y blancas en el papel. Es parecido a los potecitos de crema que dan en los aviones para el café.

      Saludos.

  18. Que moneria desde luego lo unico malo que les veo es que a mi me los vas a tener que poner por docenas jaja
    Te han quedado de lujo los flanes y las fotos ¡vaya manitas tienes!
    Mil besicos sorianos:)

  19. Ya echaba de menos una competición chupoptera-flanera…me lo has tenido que recordar jajajajaj,y los chupitos tienen una medida ideal y claro el sabor me imagino que buenísimo…Habrá que probarlo…jejeje…un besito.

  20. Me parecen una idea excelente esta de los chupipostres, pero creo que tienen un peligro increíble, ya que tienen un tamaño idóneo para que surjan todo tipo de competiciones para ver quien se los come de sólo un trago o en menos tiempo.
    En cualquier caso una idea novedosa y que haré sin mediar mucho tiempo.

  21. Me encantan las galletitas, no las había visto, ya las quiero, me he enamorado…tengo un peligro yo, lo quiero todo!
    La idéa del postre en vasito es un acierto total!

  22. Para alguien goloso como yo, sí me he dado cuenta de que se ha reducido. Y gran culpa de ello la tienen las mujeres (jajaja). Es lo que yo llamo “la teoría de las mitades”. Da igual si es en un restaurante, en casa, en un cumpleaños…. una vez cortado el primer pedazo de tarta, pastel, flan, o lo que sea, cada mujer siempre dice “yo la mitad que a ella”. Da igual que antes la tabla de postres fuese de 600 gramos, y ahora de 300, ellas siempre dicen “yo la mitad”, y mientras esto siga siendo así, seguirán reduciéndose las porciones de postres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *