Dulces navideños

No podemos negar que los dulces navideños más conocidos pueden ser los turrones, polvorones, mazapanes y mantecados, pero en este artículo vamos a hablar de otras opciones igualmente deliciosas.

Aunque hay infinidad de recetas tradicionales de cada rincón de nuestro país, nosotros esta vez hemos elegido sólo unas cuantas que esperamos os animéis a hacer en estos días.

Yemas de Santa Teresa 

Estos dulces tan típicos en la provincia de Ávila, aunque ya se puedan adquirir en cualquier parte de España, están elaborados únicamente con yema de huevo y harina, mezclando los ingredientes hasta convertirse en una masa homogénea y dándoles forma redondeada con las manos, son una delicia para el paladar.

Guirlache de Aragón

Es un tipo de turrón de origen árabe y medieval, ligado a la comunidad aragonesa y en el que la almendra es su ingrediente principal, acompañado de miel y azúcar con anises. Su preparación es sencilla ya que consiste en hacer un caramelo con azúcar y un chorrito de agua y después añadir las almendras, removiendo para que no se peguen, estirar sobre una placa con papel de hornear por debajo, después de unos minutos de reposo cortar con un cuchillo largo y en poco tiempo lo tendremos listo para degustar.

Neules

Son muy parecidos a los barquillos pero de distinta textura y sabor. Muy típicos en Cataluña para Navidad y se pueden comer solas o para acompañar una crema catalana o un sorbete por ejemplo. 

Se elaboran con una masa líquida de harina, azúcar, clara de huevo, ralladura de limón, esencia de vainilla y mantequilla, hechas al horno y enrolladas formando canutillos.

Goxua de Vitoria

Este postre típico de Vitoria aunque no es exclusivo de Navidad, suele ponerse en la mesa como postre navideño. 

Consta de tres partes, bizcocho emborrachado, crema pastelera y nata montada. Su elaboración requiere algo más de tiempo, por lo que tendremos que trabajar un poquito más.

Suele presentarse en una cazuela de barro de manera individual.

Fardelejos de Arnedo

De origen árabe, esta receta empezó a producirse en La Rioja en el siglo IX y ha ido pasando de generación en generación manteniendo la misma receta.

Compuesta por un fino hojaldre artesanal relleno de una mezcla de almendra rallada, azúcar y huevo, se sirve sobre todo en las fiestas patronales y en Navidad.

Tiene aspecto de empanadilla y una forma rectangular con los bordes en relieve.

Esperamos que nuestro artículo os de alguna idea para sorprender estas navidades a vuestros comensales.

Todos a la mesa y FELIZ NAVIDAD.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *