MSC cañí (de rosquillas de anís).

Haz clic en la imagen para verla en grande.

A veces pienso si no estaré completamente majara inventando estos bizcochos tan estrambóticos pero…  ¿Te imaginas que alguien te pide una tarta decorada y se encuentra dentro este saborcillo tan, tan nuestro?  A mí me encantan esas cosas.  El aroma y el sabor me traen recuerdos de infancia, de las rosquillas que hacía mi abuela María.  Me huelen a pueblo, a fiesta, a familia, a amorcito…  ¿No es genial trasferir todo eso al bizcocho de tu tarta?  🙂

 

La culpa la tiene un puesto gallego en el que vendían también otros dulces, que estaba en la C/ Príncipe de Vergara a la altura del Metro Colombia un sábado por la mañana.  Toooooda la estación de metro olía a rosquillas de anís que daba gloria.  Y claro, no me pude resistir y me compré unas cuantas.  Nada que ver con las de bolsa que venden en algunas panaderías.  NADA.

Si te apetece probar necesitarás:
150 g de rosquillas de anís fritas (cuanto más “auténticas”, mejor)
100 g de mantequilla o margarina (yo uso la margarina 3/4 de maíz del Mercadona)
3 cucharadas de nata líquida (de la que hay para montar pero sin montar)
100 g de azúcar
3 huevos  medianos
120 g de harina tipo bizcochona (con la levadura incorporada).

Como siempre, precalienta el horno a 160ºC/180ºC (a 160ºC si quieres el bizcocho para decorar y que te quede más planito) y prepara tu molde.  Yo estaba “mu perrrrrra” para este invento y usé unos de aluminio del mercadona, que vienen en paquetitos de 3 o 4 unidades, creo que tienen unos 18 cm de diámetro y son de los que se usan para congelar alimentos.  Sin encamisar “ni ná”.  A lo bestia.  Y funcionan genial.

Haz clic en la imagen para verla en grande.

Trocea las rosquillas en el vaso de la batidora (la “turmix” de toda la vida) y añade la mantequilla.  Pásalo unos segundines por el microondas para que se ablande un poquiño la mantequilla y dale una buena pasada de batidora al conjunto hasta tener un puré homogéneo.  Queda un pelín grumoso pero no te preocupes.  Mezcla este mejunje con el azúcar y la nata líquida y bátelo con las varillas (si tienes KA o similar, fantástico y si no, con las varillas mecánicas de toda la vida y si no, a mano, como el avecrem, esa semana no hará falta que hagas brazos en el gimnasio te lo puedo asegurar).  Bate hasta que esté cremoso, esponjoso y haya subido de volumen.  No te quedará igual que cuando bates sólo mantequilla y azúcar, pero dará el pego.

Incorpora los huevos uno a uno, batiendo para integrar cada uno antes de añadir el siguiente.  Cuando hayas terminado con ellos, cierne la harina sobre el bol e incorpórala removiendo hasta que no queden grumos.  Pasa la masa al molde y hornea el bizcocho una media hora o 40 minutos (dependerá del horno, del molde y del santo del día, que últimamente mi horno está más caótico que el clima).

Cuando veas que ha subido y está morenico, dale la estocada y haz la prueba del pincho (simpre por el centro).  Si el pincho sale limpio de masa cruda (puede tener miguitas) es que el bizcocho está hecho.  Sácalo, déjalo enfriar y… ¡¡¡ Al ataqueeeeeerrrl !!!

No le digas a nade de qué es el bizcocho y dáselo a probar a la gente, a ver qué te dicen.  Seguramente esto tenga más “intríngulis” en el sur que en el norte, pero por probar…  Yo lo he hecho con mi familia y ha sido divertido.  😉

Ainsssss.  Qué esponjoso y qué “tó”.  Voy a ver si pesco otras rosquillitas y repito el experimento.

Haz clic en la imagen para verla en grande.

30 thoughts on “MSC cañí (de rosquillas de anís).

  1. Es normal que le pusieras tu nombre al MSC, eres la reina, me encantan todas las versiones que haces y esta la pruebo si o si, ya me apañaré para conseguir las rosquillas, pero caen seguro.
    Besitos

  2. Ains!! Qué rico debe de estar!!… Hmmmmmmmmmm A ver si consigo rosquillas de esas.
    Gracias por experimentar y deleitarnos con ello. Eres un crack 🙂

  3. ¡DIOS MIO QUE INVENTO ES ESTE! QUE PINTA, TE FELICITO, SE PUEDE RELLENAR Y CUBRIR DE CHOCOLATE?.BESOS Y GRACIAS POR COMPARTIR TU SABIDURIA.SUSANA.

  4. Menuda pinta, éste me lo apunto. Leyendo tu entrada me he teletransportado en el tiempo, cuando ayudaba a mi madre a hacer los agujeritos a las rosquillas y ese olorcito que dejaba en toda la casa, uhmmm. Gracias guapa

  5. Oye, que eres muy atrevida con tus recetas, nunca se me hubiera ocurrido usar rosquitas dentro de una receta de bizcocho. Aquí no tenemos de tus rosquitas de anís, pero vamos que me has dado algunas ideas.

  6. No se como ponerme en contacto con Ana Postigo y aprovecho este por si tengo suerte. He leído su articulo sobre la riqueza y el jarrón chino y pregunto;¿Donde puedo comprar uno? Donde una moneda china? no sabes como te agradeciera sino dime donde escribirte Cristina

  7. Madre mía, acabo de leer la receta y tengo la boca echa agua.
    Una pregunta si lo tuvieras que rellenar y cubrir ¿con qué lo harías?.
    Muchisimas gracias y sigue deleitandonos con estas magnificas recetas

    1. Huy, me has pillado. Literalmente. Usar un relleno más potente que el bizcocho le quitaría su gracia. No se me ocurre qué usar. Tal vez una ganache de choco blanco “anisada” pero no te sé decir.

  8. Hola Morgana,

    No tenía idea de que eres tu quien está detrás de la tartienda. Recuerdo que cuando comencé esta andadura en la blogósfera, era seguidora de tu blog. Bien, te cuento, que he entrado hoy, después de mucho tiempo y me he llevado una grata sorpresa. Bien, acabo de hacer un pedido, pero además, me he enamorado de la base que tienes en este “bizcocho”? Llevo buscándola desde hace varios meses. No la encuentro en El Corte Inglés, ni por internet… Si la tienes, envíame un correo a ipuent@gmail.com. De esa manera, cuando me avises que puedo recoger mi pedido en tienda, pues compro esta base también!!

    Muy rico el bizcocho!!! Menuda pintaza!!!

    Un besote,
    IDania

    1. Me temo que esta base no es mía, Idania (bueno, ya te lo he contado por whatsapp, creo).

      Ha sido un placer conocerte (a pesar de la odisea que resultó el llegar hasta “la tartienda”…. 😉 al final tuviste tu pedido). En cuanto abramos la tienda física será todo mucho más fácil.

    1. Es la abreviatura de “Morgana Sponge Cake” (o Madeira Sponge Cake tuneado por Morgana). Básicament es el bizcocho cuatro cuartos que he usado toda la vida, adaptado a mil sabores distintos (entre ellos el de anís) y perfecto para las tartas de fondant.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *