Galletas de leche condensada. Hiperfáciles. Hiperbuenas. Hiperversátiles.

Hiperventilando me he quedado con este título…

Las vi aquí y no me pude resistir.  A Steph le han quedado monísimas.  A mí no tanto.  Eso de “doraditas por arriba” y hacerlas en mi horno son dos conceptos incompatibles.  El pobre es del pleistoceno medio y ni tiene calor arriba ni circulación de aire ni “ná de ná”.  Él va a su rollo y yo hago lo que puedo para adaptarme.  Así es mi horno (la madre que lo parió)…  En fin, pelillos a la mar y vamos con estas galietilias monísimas, sencillísimas y que admiten todas las variaciones que te salgan de allí mismo (que “te broten”, como a mí me gusta decir).

Galletas de leche condensada con naranja y frambuesa

Las he hecho ya tres veces y, calculando, calculando y al tamaño que las he hecho, con la receta original salen como 200 galletitas.  Unas cuantas ¿no?  Lo que viene siendo una jartá de galletas, que no tienes ni encimera para enfriarlas.  Y como no es plan de tirarte dos horas horneando o de tener que dejarlas enfriando en el plato de la ducha o en la mesita del salón ( sobre el tapete de ganchillo), os daré una receta “más apañá” y más moderadita.  Si luego os da el furor galletero, pues ya os hacéis kilos y kilos de masa y cienes y cienes de galletas (allá cada una con su locura) pero no quiero que esa responsabilidad recaiga sobre mis hombros, que ya tengo yo bastantes contracturas por mí misma.

Para unas 48 galletillas de unos 4 cm de diámetro necesitarás:
100 g de mantequilla a temperatura ambiente (en pleno enero eso puede ser muy puñetero además de rimar) (*),
100 g de leche condensada,
unos 140 g harina con levadura (tipo bizcochona),
aditamentos a tu gusto (ralladuras de cítricos, pedacitos de chocolate, coco rallado, nueces, aromas, canela, cardamomo, anís, esencias….  estas galletas “valen pa’tó”).

Para galletitas de naranja y frambuesa, añade 6 o 7 gotas de emulsión de naranja o esencia a la masa de mantequilla (también puede ser ralladura de naranja, como de un cuarto de naranja más o menos)  y añade también de 9 a 12 (a tu gusto) frambuesas liofilizadas desmenuzadas a la harina antes de agregarla.

Según mis cálculos y las etiquetas de los fabricantes de los productos utilizados, cada galletilla tiene unas 65 kcal.

Galletas de leche condensada, naranja y frambuesa

(*) (TRUCO INVENNNNAL para la mantequilla: cuando esté a temperatura ambiente y aún así hecha un bloque que ríete tú del que hundió al Titanic, trocéala y métela un minutillo al microondas en temperatura de descongelación, queda de lujo).

Precalienta el horno a 180ºC.

En robot o con varillas, bate la mantequilla hasta que esté bien esponjosita y cremosa.  Cuando la tengas, agrega la leche condensada “a chorrilo” y sigue batiendo.  Queda una masa más gustosita…  Muy “fluffy” que dicen los angloparlantes (me encanta lo de “flafi”).  Añade la harina y remueve lo justo para mezclar.  Si te pasas  te puede quedar una galleta pesada y chiclosita (ya lo decía Don Mendo: ” ay de ti si te pasas ¡ si te pasas es peor ! “, empiezo a intuir que Don Mendo sabía hasta hacer macarons…)

Yatá.  Haz bolitas con la masa (las puedes hacer con la mano tranquilamente, cuan croquetas), las vas poniendo en la bandeja de horno forradita de papel antiadherente, separadas para que no se peguen al desparramarse porque suben un poco, las metes al horno, las ves cómo suben y “se jinchan” y en unos 12-15 minutos, según el tamaño, están listas.  En el blog original decían de aplastarlas un poquillo pero a mí me gustan así de recondicas, más majas ellas…

Sácalas del horno, déjalas en la bandeja unos cinco minutos para que cojan un poco de consistencia y pásalas a la rejilla para que se terminen de enfirar del todo. Y una vez frías, las decoras (por supuesto, también “como te brote”).  Yo he echado unos hilillos de choco blanco y unas frambuesas pulverizadas por encima, que le dan un toque como más “fisno” y aparente.  Ya ves tú.

Galletas de leche condensada, naranja y frambuesa

Si te quedan planas es que les falta harina.  Añade un poquito más la próxima vez que las hagas.  A mí me pasó al principio, que no me quedaban tan lustrosas como la del blog del que saqué la receta, añadí más harina y ya fue otra cosa, me quedaron más redonditas y “hamburgueseriles”.  (“Hamburgueseriles”.  Anda que no tiene que sudar el traductor de google conmigo ni nada…  Ahora vas y lo traduces).

Admiten tooooodo tipo de perrerías.  Si quieres hacerlas variadas puedes duplicar, triplicar o cuadruplicar las cantidades.  Por ejemplo: 400 g de mantequilla y 400 de leche condensada.  Una vez tengas mezclado y batido todo, vas sacando a un bol 200 g de mezcla y añades 140 g de harina con los aditamentos que quieras.  Así de 200g en 200g hasta terminar con toda la masa.  Con estas cantidades te dan para hacer 4 versiones diferentes y 24 galletillas de cada versión.

De todas las variaciones que he probado las que más me gustan son las de naranja y frambuesa, pero también están muy buenas de limón y canela, de vainilla con una nuez encima, con pepitas de choco en la masa, de naranja y cobertura de chocolate…  Es lo bueno que tiene la receta, que es tan sencilla que le puedes añadir sabor y gracia como tú quieras y adaptarlas a tu gusto o al de tu familia dejando salir tu creatividad.  🙂

Venga, va.  Coge una, que están “mu güenas” y ya tengo ganas de hacer más…

Galletas de leche condensada, naranja y frambuesa.

60 thoughts on “Galletas de leche condensada. Hiperfáciles. Hiperbuenas. Hiperversátiles.

  1. Pues te han quedado muy bien y tomo nota de tu truco para la mantequilla, muchas recetas se me han estropeado porque a mi me es imposible que la mantequilla a temperatura ambiente me quede bien para batir, la mía a temperatura ambiente está dura como una piedra.
    Bicos

    1. Lo mismo me pasaba a mí con esta receta. En invierno la mantequilla a temperatura ambiente es como una piedra. Se me ocurrió lo de la temperatura de descongelación y… Oye, mano de santo. Cuando pruebes, no lo dejes el minuto entero. Ve “de a poquitos” para que no se te funda la mantequilla. Y hazlo con ella a temperatura ambiente, no recién salida de la nevera. Y mejor troceada. Bueno, prueva diferentes opciones para ver cuál te va mejor. 🙂

    2. Me han dejado impresionada con eso de que sus mantequillas a temperatura ambiente son duras como una piedra. Yo vivi en Michigan con 20 grados bajo 0 y nunca me paso eso.

      1. algunas mantequillas van mezcladas con aceite de soja para que sean más fáciles de untar y de paso evitar que con el frío se queden como bloques imposibles de trabajr con ellos.

  2. ¿Pero ya te las has “comio toaaaaasss”, que ya tienes ganas de preparar más. Hola Morgana, me ha encantado la receta y no te digo la pinta de las galletas, voy a sacar la mantequilla y en cuanto coja la temperatura ambiente voy a prepararlas, me muero por probarlas!!!

    1bso

  3. Impresionantes! qué pinta tienen, además de frambuesa, que me encantan!
    Mi horno es como el tuyo, ni calor arriba (grill sí, que los doraditos los consigo, pero nada más), ni ventilador ni ná… y va también a su bola! jijiji! Si es que somos unas santas…
    Me guardo la receta, que me han conquistado.

    Un saludo!
    natalia

  4. Pues critica tu a tu horno todo lo que quieras, pero sin desprestigiar, ni mucho menos, las fotos de las galletas originales, las tuyas, tan blanquitas tienen una pinta increíble…. Y les pega mucho más el nombre…. En cuanto las haga, te cuento que tal, y las público en mi página, van a ser un éxito…. Has probado a ponerle canelita, clavo, jengibre….. TIENEN QUE ESTAR INCREIBLES!!

  5. Hola Morgana gracias por tu receta. La semana pasada te escribí un correo para ver si me podís hacer una tarta de cumpleaños de 80 años para mi mami., un saludo .

  6. Pues sí!! ya iba yo a coger una y me “chocao” con algo… (lapantalladebiaser…)
    pues, ala, a hacerlas… pa no quedarme con la gana!!!
    Besos,
    Lola

  7. Waaaooooo,que cosa tan rica de galletas, pero madre mía, menos mal que has adaptado la receta porque no me imagino horneando tantísimas galletas, aún así 48 ya me parecen una jartá, jajaja Estarán deliciosas, sin duda alguna!

    Besos

  8. Con lo que a mí me gusta todo lo que lleve leche condensada… Seguro que las hago, pero tengo una preguntita de nada: Si quiero darles saborcillo a coco, ¿que cantidad de coco rallado les añado?. Mayormente para que no parezcan un adoquín después de pegarme todo el curro. Gracias y besos

    1. Jajajaja. Puedes echarles un poquito de coco en la masa (una o dos cucharadas) y luego rebozarlas bien en coco rallado antes de hornear, a ver qué pasa. Siempre puedes ir corrigiendo la cantidad de coco en las siguientes tandas… 😉

  9. pues es cierto, la mantequilla a temepratura ambiente en invierno es una piedra. Yo también la pongo en modo descongelación y a veces me paso y está muy líquida, pero con esta receta no importa, queda igual de bien. Yo las hice con sabor a mojito y han tenido mucho éxito

    1. De mojito ¡¡ qué buenas !! Yo no había probado lo de micro en descongelación y el truco me sirve, pero sólo si la mantequilla no está recién sacada del frigo y la voy removiendo y está en pedacios. Es delicadito el tema…

  10. QUE BUENAS SE VEN……..VOY A HACERLAS EL FIN DE SEMANA……..Y PROBARE TUR TRUCOS……..CLARO QUE YO PARA PONER LA MANTEQUILLA A TEMPERATURA LA SACO TEMPRANO Y LA PONGO SOBRE UN MUEBLE DE COCINA….ASI CON EL CALOR DE ESTA AL MOMENTO DE OCUPARLA YA ESTA LISTA…..PORQUE YO Y EL MICROONDAS NO SOMOS MUY AMIGOS………..

    DESDE ACA DE CHILE TE MANDO UN GRAN ABRAZO Y ME ALEGRO QUE SIGAS DANDO RECETAS Y BUENOS TRUCOS……….ERES FENOMENAL………….

    SILVIA

    1. Claro, para ustedes ahora es otoño. Nosotros estamos entrando en primavera. Este es un truco para el invierno. 😉 Con una temperatura ambiente de 15ºC en la cocina, no hay forma detener la mantequilla lista para trabajar aunque la saques de la nevera una semana antes de usarla… 😉

  11. Hola, acabo de encontrar tu página y te escribo en la primera receta que leo. Me gusta hacewr galletas y se me ocurre una pregunta, ¿donde se compran o cómo se hacen las frambuesas liofilizadas?. Me gusta tu estilo de contar las recetas, cercano, ¡es así como hablamos en la cocina o como les contamos las recetas a las amigas! . Saludos

  12. Muy buena pintas tus galletas!!
    Una preguntita!!
    Esta masa de galletas de puede estirar para ser cortada con cortadores de formas??
    Muchas gracias

    1. Yo no lo haría, la consistencia no tiene nada que ver y te pueden salir un churro de galletas. La leche condensada no sólo es azucarada, la característica más importante es la de ser CONDENSADA (es decir, concentrada, se le ha eliminado parte del agua). Tendrías que usar algo de consistencia parecida a la leche condensada, no sólo sabor parecido.

  13. ok, no me expliqué bien, es leche condensada NO AZUCARADA. aunque es verdad que es algo más líquida que la azucarada. si lo hago ya diré qué me acaba saliendo…

  14. pues para aclarar dudas y por si a alguien le pasa como a mí y envía a comprar a alguien sin idea y le traen leche condensada sin azúcar (que según he investigado se llama leche evaporada) las galletas se pueden hacer, eso sí, yo puse 50% de leche condensada (50g) y 50% de azúcar (50g) y lo mezclé antes de añadir. y otro consejo, mi horno es de aire caliente y creo que 180ºC es mucho. las puse 12 minutos y casi se pasaron de cocidas. por lo demás, muy muy buenas!!! gracias por la receta!!! ya estoy preparando tarritos para regalar! 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *