Torrijas "light" SHANR

Seguro que te preguntarás qué rayos es eso de SHANR.  Sólo es un acrónimo.  Uno que se me aplica mucho, y que sale de la frase: “Si Hago Algo Normal, Reviento“.

Y es que no consigo que me salgan unas torrijas “normales” y corrientes, como las de todo el mundo.  No sé si por pura inutilidad, por falta de referencias (mi madre no ha hecho nunca torrijas y yo además dejé de comerlas hace décadas) o por las tres cosas, pero todos los años me quedo con las ganas de intentarlo.   Las pocas ocasiones en las que lo he logrado (intentarlo) el fracaso ha sido absoluto así que este año he hecho por fin lo que me ha dado la gana y el resultado no ha sido del todo desastroso.  Como estas torrijas de manzana.  Buenisimas (para mi gusto al menos).

Mejor casi recién hechas.

Ya sabes que no soy nada tradicional, más bien todo lo contrario, soy una hereje de tomo y lomo, así que hacer torrijas “raritas” era casi una obligación.   Pero el precio ha sido demasiado alto: en cuanto dije “me gustaría hacer torrijas originales”, mi chico cogió los bártulos y se fue a casa de su madre.  Vale que tenía planeado hacerlo desde hacía días porque quería aprovechar las vacaciones de Semana Santa para visitar a su familia, pero si le quitas esa circunstancia “casual”, la cosa resulta  “inquietante”.

No creo que fuera para tanto…  ¿no?

Para los que leen esto desde fuera de España y se preguntan qué es una torrija, se trata de algo parecido a la típica “french toast”.  Es un dulce típico de la Semana Santa en España, y básicamente consiste en rebanadas de pan remojadas en leche aromatizada, rebozadas en huevo y fritas sobre las que luego se espolvorea azúcar y canela.  Hay gente que después las conserva en almíbar para que queden bien jugosas.  También hay torrijas de vino y de miel.  Cada casa las hace a su estilo y hay tantas recetas como familias.

Las que yo recuerdo de mi infancia las hacía mi abuela, eran “secas” (sin almíbar) y en lugar de remojadas en leche, se remojaban en vino.  Vino tinto.  Creo que de ahí viene que podamos decir “vaya torrija que lleva ése” cuando vemos a alguien borracho.  😉  Será por eso que mis torrijas preferidas siempre han sido así: secas y de vino.  Del vino que pisábamos en la familia y fermentaba bajo en atento cuidado de mi abuelo.  Mmmmmmmm.  Debe de hacer casi 25 años que no como las torrijas que hacía mi abuela.  Yo era la encargada de echar el azúcar con canela por encima cuando estaban listas.  Ay, qué nostalgia…

A lo que vamos.  He optado por la opción “falsaria”: torrijas “a la plancha”.  Así que es imprescindible una sartén antiadherente de las buenas y un chorrito de aceite antes de echar cada tanda de torrijas, así quedan bien hechitas y con el aroma justo a aceite típico de la torrija sin tener que liar una buena en la cocina y con menos calorías.  Falsarius, eres mi héroe.  Otro toque más para el atributo “light”: el líquido de remoje no lleva azúcar.  La leche ideal ya es un poco dulce y el zumo de manzana también.

Ingredientes:
Pan para torrijas en rebanadas del grosor de un dedo aproximadamente (sirve pan del día anterior si en tu país no encuentras este tipo de pan aunque puedes buscar recetas para hacerlo en los blogs españoles, tienes una aquí, en el blog de Su) Debe ser un pan consistente para que no se rompa al mover las rebanadas empapadas
Leche evaporada “ideal”
Zumo de manzana (el pasterizado sirve)
Huevo batido
Canela mezclada con azúcar (mezclas en un bote el azúcar con la canela y remueves bien)

Si quieres preparar un poco de acompañamiento necesitarás también: manzana, pasas, azúcar moreno, zumo de manzana y ron miel u otro licor (no te puedo decir cantidades porque lo hice “a ojo”).

Mezcla en cantidades iguales la leche evaporada y el zumo de manzana en un plato.  Agrega un poco de canela si te apetece.  Por cantidades iguales me refiero a volumen.  Por ejemplo media taza de leche ideal y media taza de zumo.

En otro plato, bate los huevos para el rebozado.  Moja primero las rebanadas de pan en la mezcla de leche y zumo, luego en el huevo batido y después pásalas a la sartén bien caliente en la que previamente habrás echado un chorreoncito de AOVE (aceite de oliva virgen extra) suave.  Ve dándoles la vuelta para que se hagan por ambos lados, tienen que quedar doraditas.  Las vas pasando a un plato y las espolvoreas con azúcar y canela por ambos lados.  No necesitas escurrirlas en papel de cocina, al no llevar apenas aceite no es necesario aunque podrías hacerlas fritas y así te gutan más.

El truco (lo he comprobado este finde) es el grado de empapamiento de las rodajas de pan.  Tendrás que encontrar el que más te guste.

Sírvelas casi enseguida, tal cual o acompañadas con unos daditos de manzana salteados con pasas, un poco de azúcar moreno, zumo de manzana y ron miel.

Añadí también unas rodajitas de manzana doradas en la misma sartén sin nada de aceite y con un poquito de azúcar.

Puedes hacer las torrijas de lo que se te ocurra, atrévete a probar.  Ron con miel, leche merengada, horchata…  Como todavía tenía vermouth de la última locura de compras, probé a hacerlas con vermouth en lugar de vino y quedaron también buenísimas.

Ingredientes para las torrijas de vermouth:
4 vasos de chupito de vermouth de grifo
6 vasos de chupito de agua
4 cucharadas rasas de azúcar moreno
la piel de media naranja en tiras
un palito de canela
pan para torrijas
huevo batido para rebozar
azúcar y canela para espolvorear (mezclas en un bote el azúcar con la canela y remueves bien)

Pon el vermouth con el agua, el azúcar, la piel de naranja y la canela en un cazo al fuego. Deja que hierva 5 minutos para que el alcohol se evapore y reserva tapado para que infusione. Cuando haya enfriado retira la piel y la canela y pásalo a un plato hondo.

Moja el pan en esta mezcla, rebózalo luego en el huevo y despúes pasa las rebanadas por una buena sartén antiadherente bien caliente y con un chorrín de aceite. Deben quedar bien doraditas por ambos lados. Cuando estén sácalas y espolvoréalas por ambos lados con azúcar y canela.

Quedan jugosísimas, mucho más suaves que las de vino y sin color.  Deliciosas.  También mejores si las comes casi recién hechas.

Definitivamente, SHANR.  :$

65 thoughts on “Torrijas "light" SHANR

  1. La verdad es que ya no deberían sorprenderme tus inventos, pero siempre consigues dejarme con la boca abierta.
    Las torrijas de manzana aún entran dentro de mis esquemas, pero lo del vermú no se me hubiera ocurrido ni aunque fuera el único líquido que tuviera en la cocina…y eso que me encanta!
    Eres genial!
    Un besazo.

    1. No hay como tener más de un litro del dichoso vino aromático para que se te ocurran unas cuantas maneras disparatadas de utilizarlo. Jajajaja. Eso sí, lo tuve que rebajar un montón, el primer intento llevaba demasiado y sólo de oler las torrijas ya se te doblaban las rodillas.

      Un abrazo.

  2. No hagas nada normal por favor! …nos privarías de estos deliciosos ¿desvaríos?.
    Me encanta la foto que aparece en tercer lugar, ¡he tenido que reprimirme para no lamer la pantalla!
    Un abrazo y espero que tu chico vuelva pronto …y pueda probr las torrijas!

    Pilar

    1. Ya estamos de vuelta, le someteré al experimento en unos minutos. Espero que no me cueste la relación… 😉 Pobre, lo que tiene que aguantar.

      A mí también me encanta esa foto.

      Un abrazo.

    1. Pues tendrías que probar las de café al caramelo… Es que me compré un bote de capucchino al caramelo en el Mercadona y me he enamorado, no se lo echo a los garbanzos porque no los hago nunca, que si no…

      Un abrazo.

  3. Hum hum huuuuummmm……dos por uno,aunque me quedo con la primera,y para eso que no la he provado,pero es que tiene una pinta que ni pá que.
    Mi madre las hace de leche,sequitas, no muy emborrachadas,en fin buenísimas.

  4. Geniales!! Yo hace tiempo que quede cansado de las torrijas en general… creo que he hecho demasiadas… jejeje.

    Pero desde luego que las que más me llaman la atención son las que se salen de lo normal.

    Enhorabuena!! 🙂

    1. Yo echo de menos las de mi abuela, debe de ser la nostalgia. Bueno, la nostalgia y el que a mí no me salieran parecidas ni a tiros. Pero cabezona soy un rato así que… Seguí intentándolo.

      Un abrazo muy fuerte, Dani.

  5. Siempre serás, la persona que más me sorprende, como me gustaría conocerte en persona, eres única y fantástica, las torrijas tienen una pinta estupenda, creo que sería un lujo probarlas, yo no las he intentado hacer nunca, me refiero a las tradicionales, en casa siempre las ha hecho mi madre que es cocinera profesional, y habiendo una que enguarrine la cocina y que le salen tan divinamente, pues como siempre digo, que la comida que más me gusta es la que no tengo que hacer yo, bueno guapa un besazo y te han quedado espectaculares.

    1. Hola, Elena. Yo me he pasado años y años sin probarlas. Entre que mi madre no las hacía y que yo no comía esas cosas porque guardaba la línea… Ahora la única línea que puedo guardar el bien curva así que “de perdidos, al río” y por lo menos me he quitado la espinita.

      Besos.

  6. Hola Morgana, como siempre hechas la casa por la ventana con tus recetas, solo tengo una duda en otra receta de torrijas (que por cierto ya pobre) ,despues de rebosarlas en huevo se rebosan tambien en harina, te cuento que aqui en guatemala, tenemos una receta que se llama torrejas y se hacen con panes redondos(de manteca)rellenos de manjar o crema y pasas, luego se pasan por huevo y se frien y se dejan caer en una miel de panela, chao morgui, gracias por todol.

  7. Morgana, es que te pasas y te pasas y te vuelves a pasar, las torrijas tienen un pinta estupenda, las de manzana las voy ha hacer en cuantito el cuerpo me lo permita, las de vermut, ya es que no me atrevo, porque entre unas cosas y otras voy a terminar en Alcoholicos Anonimos. Y por favor controla tu imaginación porque vas a matar a tu costilla de un susto. Muacs

    1. Lo que tiene que aguantar mi pobre costi… 😉

      Las de vermouth son suaveciiiiitas suavecitas, apenas se nota el sabor y, como el licor está rebajado y se deja hervir, el alcohol no se nota para nada.

      Besos.

  8. ¡Qué buena pinta! Yo la verdad es que nunca he vivido “tradición” de torrijas, pero las he hecho un par de veces y no me quedaron mal… aunque claro, como no tenía con qué comparar, vete tú a saber. Ahora, éstas de manzana tienen una pintaza que me las apunto.

    1. Yo creo que al final con las torrijas pasa lo mismo que con las croquetas y las tortillas de patata, que siempre intentas emular las de tu infancia. Pero con la poca memoria que yo tengo y la pila de años que hace que no como las torrijas de mi abuela… Pues eso, que al final acabo haciendo lo que me da la gana. 😉

      Un abrazo.

  9. Jajaja lo de vaya torrija lleva ese me ha llegao al alma, no me imagino unas torrijas de vino, pero las tengo que probar, seguro que estan buenisimas, aunque no me guste el vino…
    De momento, probare estas super originales, que a mi me encantan las torrijas!! Besos

  10. Hola Morgana, no te conocía, algo imperdonable, pero pedazo torrijas, que originales, y el estilo de tu blog, me encantan la gente diferente , un saludo y nos seguimos leyendo. Este año para mi tambien ha sido la primera vez con las torrijas, y estoy de acuerdo que se tienen que comer en el mismo día que las haces, al día siguiente no saben igual.
    Saludos desde EL Escorial

  11. Ja morganilla, eres una maravilla, mira pues como me salio la rima, esto te ha quedado de PM, y ni hablar de los tips, para el caramelo de mis fulanos éclairs, éclairs que también he usado tu receta, imagínate que estoy pensando en abandonar mi carrera y dedicarme a la pastelería, con toda las basta información que nos regalas, como te he dicho antes, me declaro tu FAN NUMBER ONE, te amo eres lo máximo para mi, chau de aquí, un beso mi idolaaaaaaaaa

    PD: el caramelo si quema y bien duro!!!!!

    1. Uf, que si quema… El azúcar fundido guarda muchísimo el calor, hay que tener mucho cuidado. Yo me he hecho quemaduras de las que dejan marca haciendo mermelada, me saltó una burbuja a la mano y aunque fui corriendo a ponerla bajo el grifo de agua fría, le me hizo ampolla. Fue hace muchos años pero todavía lo recuerdo.

      Oye, lo de cambiar de profesión no es tontería, a lo mejor esta es tu verdadera vocación. 😉

      Un abrazo.

  12. La pinta la tiene como de… “ven cómeme… y veras el paraíso…”.
    Yo nos las hago, me las como todas… yo soy así, “pa comer una…” así que no las hago y eso que en mi familia se hacen con la receta secreta de mi bisabuela…. Es como el arroz con leche… yo hago un kilo y desayuno, meriendo, como, ceno… que pena de mí, con lo bueno que esta todo estoy y yo engordo como las torrijas cuando las empapas en leche…. ja ja
    Morgana genial como siempre.

    1. No te creas, que a mí me pasa lo mismo. Así estoy yo, que voy a tener que acabar ensanchando los marcos de las puertas… Es lo que siempre digo. Tenemos un hobby “de riesgo”. 😉

  13. menuda pinta,las de vino no las habia oido nunca,yo lo que hago es ponerles un chorreon de coñac en la leche de remojarlas,estan impresionantes,mi madre hace las torrejas que es la version barata de las torrijas,es pan frito y ya en el plato le echa leche por encima y azucar

  14. ummmmmmmm, os ha dado a todo el personal por las torrijas,jajajaja, mi madre ha estado toda la Semana Santa haciendo torrijas para mi abuela y mi tía. Yo la verdad no tenía ni idea de como se hacían… desde luego… Un besito.

    1. Es lo que tiene la Semana Santa, Tere. Que todo el mundo se lía a hacer torrijas. Me parece una estupenda receta de aprovechamiento para todo el año, pero acaba siendo casi tan estacional como el potaje.

      Un abrazo.

  15. Hola Morgana, cuanto tiempo, pero no podía entrar.
    Bueno guapisima como siempre sorprendiendo con tus recetas, estas torrijas tienen que estar de muerte, pero si te comes una cuantas tendrás que buscar un sofá. ijijijiji.
    un abrazote.

    1. No te creas, no emborrachan nada. Dejar evaporar el alcohol al fuego, ayuda. El saborcito queda aunque muy ligero, y el alcohol desaparece de forma que quedan aptas incluso para niños.

      Un abrazo.

  16. Pues yo voy ha hacerlas para celebrar el día de la Madre……. para llevar la contraria a la tradición. En Navidad hice huesos de Santo 😉
    Si por casualidad me salen con buena cara las colgaré en el blog que me han diseñado. Besotes
    “”
    P.D. Por supuesto estas invitada a pasarte por el aunque sera imposible superarte 😉

    1. Dí que sí, así me gusta. Me encanta la idea. Seguro que te quedan buenísimas y preciosas. ¡¡¡ Claro que me pasaré por tu blog !!! Ahora mismo me lo apunto en el google reader para que no se me pase nada de lo que publiques.

      Besos.

  17. ¿Te quieres casar conmigo??
    No he comido torrijas en mi vida pero sólo con ver las fotos y los ingredientes pan-manzana- y canela, me has conquistado las glándulas salivares for ever !
    Por favor no te vuevas nunca normal !! Tomo nota de la receta y en cuanto acabemos con “la maldita dieta forzada despues de dejar de fumar ” me lio con esta maravilla. Un besico y gracias por compartirla!!

  18. Yo creo que a mi las torrijas como me las pongan y eso que este año no he probado ni una, por el tema de la dieta, pero gustarme…. a reventar!
    Las tuyas de categoría, como todo lo que sale de tu cocina.
    Besitos.

  19. Esas torrijas (que en Cuba le llamamos TORREJAS) se ven deliciosas y son muy faciles de hacer y con ingredientes “faciles de conseguir”. Felicidades por las fotos de las cosas que haces, no se si es la resolución o lo que te esmeras en tomarlas pero ALABA´O, DAN GANAS DE ENTRAR POR LA PANTALLA.
    Un beso.

    1. Menos mal que a veces pongo cosas que se pueden hacer con ingredientes fáciles de encontrar hasta por allá. Yo echo mucho de menos algunas cosas que aquí son imposibles de encontrar, como la fruta bomba o la guayaba. Incluso los mangos en su punto, que por donde yo me movía estaban por todas partes. Y ni te digo ya el mamey… Las otras frutas se pueden encontrar aquí aunque no son ni de lejos tan sabrosas pero el mamey no. 🙁 Y es tan dulce y tiene un color tan hermoso… Bueno, como ves no se puede tener todo. 😉

      Un abrazo.

  20. Tenía un bote de buttermilk que me sobraba y se me cruzó tu receta por la mente (estoy subscrita por mail), sustituí la leche evaporada por mi buttermilk y como no tenía ron miel le eché Amaretto.
    INCREIBLE. Las mejores torrijas que hemos probado.
    Muchas gracias por tus ideas. Espero que vuelvas pronto.

    1. ¡¡ Qué bien !! Cuánto me alegro. ¿A que son más ligeras? A mí me han encantado. Probaré con el buttermilk, que seguro que les dará un toque estupendo.

      En cuanto recupere fuerzas, espero poder volver.
      Besos.

  21. Pues si tu chico se ha ido por tus torrijas, no sabe lo que se ha perdido!
    Tremenda pinta tienen… éstas tengo que hacerlas. Normalmente no suelo hacer por todo lo que llevan, pero las tuyas me han tentado!
    Eso sí, yo las haré con leche sin lactosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *